Inicio
     
 

EL KILT: CONSEJOS ANTES DE IR A LA MODISTA (Por Lluís)

Mi kilt verde y rojo que se ve en las fotos fue hecho por una modista que se llama Gleni, y que vive en España; su país de origen es Uruguay.

El kilt en cuestión estuvo terminado el 3 de marzo de 2006, aunque ulteriormente hubo de hacerse algún arreglo. Las líneas están muy bien cuadradas, coordinadas. Hay una simetría perfecta con los bolsillos y las líneas de éstos enlazando con las del resto del kilt. También la modista uruguayana acertó con los bolsillos, de forma medio-circular medio-cuadrados, situados en el lugar adecuado y de forma armoniosa.

En la adquisición de un kilt hay confección y encargos a medida. “Confección” significa prenda de vestir que se vende hecha. Entre confección (comprar un kilt ya hecho, vía on-line por ejemplo) y encargo a medida, hay pros y contras.

Con la modista lo tendrás más a medida todo. Pero, y aunque sean muy experimentadas, siempre cometen errores, que luego hay que corregir. A veces te sabe mal y no te atreves a decírselo y vas a que te lo arregle otra. En cuanto a los kilts que se venden, yo creía que no pecan de no ir totalmente rectas las líneas cruzadas y cuadros, pero un día me fijé en un kilt de colegiala que vendían en El Corte Inglés, y en algunas partes las líneas zigzaguean un poco, tan poco que quizá no se nota, pero si te fijas bien, tienen un poco forma de filo se sierra.

He hecho hacer dos kilts por modistas. El primer kilt es el verde y rojo, el segundo, realizado en abril de 2006, es el azul y rojo. Fueron realizados por Gleni y Elena, respectivamente.

GLENI (42 años)

Aciertos

  • Los bolsillos, muy bien.
  • Coordinación de líneas y simetrías, muy bien. (Por ejemplo, no se ve un bolsillo poseyendo un cuadrado central dominantemente y el otro dos mitades de cuadrado, sino con igual dibujo.)
  • El kilt en su conjunto, bien.
  • Alineamiento de las líneas cruzadas y cuadrados del tartán, perfecto. Las líneas son completamente rectas, no zigzaguean, no tienen forma de sierra, ni siquiera milimétricamente.

Errores

  • Los flecos. ¿Sabes cuando te recortas un pantalón tejano para que sea corto y al cabo de un cierto tiempo de uso se ve deshilachado? Tal como Gleni me hizo los flecos, estaba mal, porque antes de presentar ese borde de hilos transversales, había que haber cosido una línea vertical, y a partir de esa línea se van “sacando” los hilos, de esa manera esos hilos no se perderán con el tiempo, por lo que ya no es un deshilachado, sino unos bonitos y sólidos flecos; si hace flecos sin línea, los hilos se pierden con el tiempo. Elena arregló este error, para ello no rehizo el fleco, sino que aprovechó el ya existente, limitándose a poner la línea que faltaba. Es un arreglo válido, pero la línea se tenía que haber hecho antes de “deshilachar”.
  • El “cruce”. Se llama “cruce” a la parte siguiente. A efectos de pudor, la parte anterior del kilt es “doble”, o sea, que si pierdes el alfiler de kilt y el viento te levanta la falda lateralmente “no pasa nada” porque por debajo también estás tapado: en la parte anterior hay tela encima de tela. Pues bien, ese cruce es más extenso en el caso del hombre que en el de la mujer. Esto no lo tuvo en cuenta Gleni. Elena tuvo que añadir, coser, un trozo de la tela que sobró al hacer el kilt, y que yo guardaba. Pero Elena no supo hacer ir rectas las líneas del cruce ya existente con las del pedazo de tela añadido, claro que... como no se ve...
  • Los pasacintos. Tienden a ser holgados, a hacer un puente; cinturón puesto, hay sitio de sobras para que los dedos pueden descansar entre el cinturón y el pasacinto. Para que esté bien, los pasacintos han de quedar más en contacto aplanado con la falda. Actualmente esto ya está reparado.
  • Eso de los pasacintos no sé que pasa. Incluso modistas experimentadas se equivocan siempre. A veces uno es tres milímetros más largo que otro, a veces no están bien distribuidos, etc. Yo ya me los he retocado muchas veces. A veces dices: “por ellos tendrá que pasar un cinturón de 6,75 cm”, y van y al final sólo pasará uno de 6 cm. En cambio, con un kilt confeccionado, es decir, de fábrica digamos, o en todo caso que se vende en las tiendas, las tiras esas por donde pasa el cinturón son perfectas, del mismo modo que con los pantalones de confección.
  • No calcular bien adónde debe ir el botón, aunque esto lo mejoró.
  • Error en la talla. Me cae, si bien con el cinturón ya no cae y nadie lo nota. Pero este es un error que, en mi caso, ha resultado ser muy leve, pues basta con mover un poco los botones.
  • Las presillas. De un material muy malo, no duraron ni un minuto. Ya se rompieron al abrocharlas por primera vez,. Al final se quitaron y Elena puso botones.
  • No sé si me dejo alguno (creo que no).

ELENA (61 años)
(el kilt a tartán azul marino con rojo)

Aciertos

  • Las dimensiones del cruce.
  • El conjunto en sí, coordinación de líneas y simetrías, suficientemente aceptable.
  • La talla y punto de abroche (el botón), acertado.
  • Fleco, bien.

Errores

  • Los pasacintos, horribles. Todavía el doble de holgados que en el caso anterior. (Ahora corregidos por una tercera modista.)
  • Los bolsillos. Sin la forma redondeada-cuadrada de Gleni, sino rectangulares. No me gustaban nada y al final los quité. También estaban más abajo respecto de Gleni. Y, lo peor de todo, el tartán (disposición de líneas y cuadros) variaba de un bolsillo a otro, la misma tela naturalmente pero con diferentes cantidades de cuadrados de distinto color para cada bolsillo.
  • La corbata. Las líneas no son 100 % paralelas al borde inferior inclinado de la corbata. Cierto, de la misma tela que el kilt, pero geometría en el dibujo de cuadros no del todo recta. Sólo que haya, como es el caso, una desviación del 10 % ya hace daño a la vista, yo soy escrupuloso. En cambio, te vas al Corte Inglés y todas las corbatas son, en la geometría del dibujo, plana, perfectas, de lo contrario no hubiesen salido de la fábrica y entrado en las tiendas.
  • Mal alineamiento. Sobre los 14 cm de tablas cosidas en la parte superior del kilt, no se ven rectas las líneas, sino que a cada cambio de tabla, hay un escalón en las líneas del tartán. Es lo que llamo "zigzagueo". Y tampoco las líneas del tartán del borde superior del kilt (debajo de los pasacintos), no armonizan con las del resto del kilt en esa parte superior que luego queda cubierta con el cinturón cuando te lo pones éste.
  • No sé si me dejo alguno (creo que no).

ERRORES DE LAS DOS

Bueno, quizá no son errores, sino imposibilidad técnica que, resumidamente, formulamos así: “O bolsillos o presillas”. Ninguna de las dos modistas supo (o no pudo) poner presillas sobre sus respectivos kilts. Sí, las pusieron, pero al final resulta que los dos kilts tienen botones en vez de presillas.

Ya he dicho antes que el kilt de Gleni tiene los bolsillos más arriba que el de Elena (bueno, ahora sin bolsillos el de Elena). Si Elena los puso más abajo, fue porque las presillas tienden a ponerse encima del bolsillo, rompiendo además la simetría estética con respecto del otro bolsillo, pues bolsillos hay dos, y lado de presillas, uno. Tanto en un kilt como en el otro las presillas atropellan un bolsillo, afeando bastante. Hay que decidirse: o bolsillos o presillas. En cualquier caso, por supuesto, habrá que poder abrochar la falda por el lado-flecos además de por el lado-cruce.

Pero incluso que hubiese sido estéticamente posible poner presillas, tenemos que saber elegirlas, que sean de un buen material a la vez sólido para que no se rompan y a la vez que puedan coserse y luego abrocharse y desabrocharse sin lastimar la tela. Saber coser las presillas al kilt, es un verdadero arte, y pocas modistas saben hacerlo bien. Es una lástima, porque unas buenas presillas constituyen un embellecedor del kilt muy meritorio. Y también aquí las fábricas parecen proporcionarnos mejor: he visto en las tiendas faldas (no kilts, pero con presillas también) con presillas muy hermosas y sólidas, muy bien cosidas, fuertes que no se rompen al abrocharlas y que al haberlas cosido no van desgastando la falda en ese sitio; o sea, ni la presilla se romperá fácilmente ni la tela sobre la que se apoya.

Finalmente, hubo en esas dos modistas un acierto al hacer sus respectivos kilts: no equivocarse en el lado de apertura. Pues esto también hay que vigilarlo. De vez en cuando hay que ir a casa de la modista a ver como va avanzando su trabajo, y fijarse si no se está equivocando al prever el lado por el que se tendrá que abrir el kilt para llevarlo puesto. Recordemos que, convencionalmente, los kilts de las mujeres se abren por el lado izquierdo, y los de los hombres, por el derecho. Si la modista se equivoca de lado, puede que aún se esté a tiempo para rectificar, pues a veces basta con cambiar de lado uno de los bolsillos.

PREGUNTAS

¿Qué cantidad de tela necesito?

Cuando compras tela para hacer un kilt, siempre es mejor comprar más cantidad de la estrictamente necesaria, que sobre, puesto que, una vez confeccionado el kilt, podrás necesitar tela para hacer corbatas, bolsillos si decides añadirlos, arreglos ulteriores sobre fallos imprevistos en su realiación, forrar tu gorra para que haga conjunto con el kilt, etc.

¿Hasta qué altura de la pierna debe llegar el kilt por abajo?

Pienso que lo normal en los kilts es que te lleguen hasta la mitad de la rodilla. No estoy seguro del todo, pero yo lo digo en función de las fotos que por Internet he visto hasta ahora. Por ejemplo, mirad las fotos que hay en http://uk.geocities.com/free2skirt/p090.htm . Sin embargo, puedes, naturalmente, puesto que somos libres, personalizar tu kilt, haciéndolo más corto por ejemplo. Para un kilt por debajo de la rodilla, podemos ponerle un tartán conteniendo bastante de azul marino, por ser éste un color algo serio pero elegante; pero un kilt por encima de la rodilla, creo que le va bien unos colores más llamativos y provocativos, o sea, sexys, como es el caso del kilt de Gleni. Claro que, las monjas profesoras del Colegio de la Divina Pastora de Barcelona, no creo que ese tartán verde y rojo lo cataloguen de sexy: sus alumnas visten un kilt 100 % idéntico al mío en lo que hace a los colores. Lo que nos evocan los colores es subjetivo. Como los colores del kilt de Elena son más serios, ello casa con un kilt más largo y con una corbata y zapatos negros. El de Gleni, en cambio, de colores más llamativos, casan con unas bambas marrones de ante, sin corbata, y más corto.

El kilt va a ser para el verano. ¿Podrías asesorarme sobre el tipo de tela, porque para el verano se necesita más fresca? ¿De qué material es la tela de tu kilt? ¿Encontraste telas frescas tipo tartán?

El tipo de tela es el mismo en Gleni que en Elena. Es muy buena para las calores del verano. Se va estupendamente por el mundo, sobre todo si crees que tu kilt sonaría de ser una campana (¿me explico?), bueno, al menos es lo que yo siento, pues cada cual va interiormente como quiere en el mundo; además, si quieres prescindir de prendas bifurcadas de cintura para abajo, habría que ser consecuente. Me gusta ir fresco.

Es: 60 % lana y 40 % poliéster. Además de ser ligera para las calores, también es ideal para el mantenimiento del kilt, se puede plisar. “Plisar” significa hacer que una tela o cosa flexible quede formando pliegues. Se puede planchar, haciendo que los pliegues puedan ser mantenidos con una plancha de vapor. Me dijo quien me vendió la tela, que ésta procede de franela perchada, pero no sé que significa. En todo caso, lo que es seguro es la composición centesimal que he dado antes.

Un kilt no lleva forro por dentro, ¿no?

Creo que no. Creo que un kilt no es más que un rectángulo de tela, que luego se hacen tablas en la mitad de él y la otra se deja tal cual, se cose un par de botones para abrochártelo alrededor de la cintura y para de contar. Bueno, “para de contar” no, que el kilt es una de las prendas más preciosas que se han inventado.

¿Podrías enviarme algunas fotos con detalles de la parte superior del kilt, del kilt extendido sin abrochar, de los detalles de las costuras inferior y superior, de las presillas, etc.?

Escribidme un correo privado para darme vuestra dirección y os mandaré fotos.

También muéstrame el cinturón, el sporran, etc.

El cinturón, yo mandé hacer uno a un sastre que se llama Ramón (véanse mis primeros post en “Mis pinitos”) pero al final ese tío dejó el trabajo a medio hacer, y finalmente tuve que comprarme uno en el C&A, por 12 euros menos 5 céntimos, y que es el que sale en las fotos. La placa no es que sea muy escocesa que digamos, pero no queda mal.


Discusión y comentarios para este artículo


Inicio        Quienes-Somos        FAQ         Artículos        Fotos          Libro-Visitas        Foros         Chat        Enlaces        Contactar        Buscar
 
Estadísticas
Copyrigh @ 2002 intermis.org