Inicio
     
 

MINO

Hombre. Miembro de C-Tendance desde el 14 de marzo de 2003, y de i-hej desde el 25 de junio de 2006. Vive en la región francesa de Poitou-Charentes. Está a favor de que los hombres llevemos faldas, y no cree que por el mero hecho de llevarlas uno se vuelva automáticamente femenino, sino que ello depende. Su pareja acepta que se las ponga. Su estilo es, digamos, “masculino”. Viste regularmente las faldas, al menos una vez por semana. No se la pone a escondidas, sino que va con ella cuando va a ver a ciertos amigos, cuando está con su pareja, y tampoco se esconde de los vecinos o de sus padres. Tanto puede llevar la falda por los lugares públicos (vecindario incluido) como en su casa.

Mino ha redactado un escrito, fruto de sus reflexiones y sobre todo de su experiencia en su lucha por nuestro derecho, y motivado por los hombres que quieren llevar faldas pero que topan con la oposición de sus respectivas parejas. En particular y en un principio, se dirigía a dos MISes más, Cyrille y Marc, miembros de i-hej, franceses también, y que escribieron en i-hej quejándose pues, de eso que hemos dicho, de la oposición de la mujer.

CYRILLE

Cyrille dice que acaba de decirle a su mujer que le gusta ponerse faldas. Al verle en faldas, ella le dijo enfadada: “¿No tienes otra cosa para ponerte?” Pese a ello, ella lo acepta pues le ama, pero Cyrille lamenta que ella relacione eso al travestismo y a un fantasma. Cyrille dice que, estando así las cosas, él no sale en faldas. Cyrille cree que debería hablarle seriamente, pero no cree que ahora sea el momento, debido a un poco de tensión que tiene con ella debido a otros asuntos.

MARC

Marc dice que ella no acepta la idea de que él se quiera poner faldas, pero que no por ello le deja de amar. Ella detesta la idea de faldas en él, pero no es a él a quien detesta. Ella quiere un tío “como tiene que ser”, sin aire femenino; se cree que su gusto por las faldas es fetichista y que tiene gustos de travesti. Pero Marc sostiene que al ponerse una falda él no pretende parecerse a una mujer, sino que más bien busca una sensación de bienestar. Él quisiera que ella aceptase, pero no lo ve claro.

EL ESCRITO DE MINO

El escrito de Mino está, en mi opinión, muy bien, y por eso lo he traducido al español. Mino me ha dado su permiso para ponerlo en la Web de InterMIS . La versión original en francés, se halla aquí . Sin más preámbulos, pasamos al artículo cuyo autoría pertenece a Mino, que lo escribió el 14 de enero de 2007 en francés (yo, Lluís de InterMIS, sólo traduzco al español, el día 18 de enero de 2007).

 

Por qué nuestras mujeres deben aceptar que usemos faldas

Cyrille y Marc, no os dejéis someter. ¡Argumentad, argumentad y argumentad sin parar!

1) Las mujeres occidentales llevan todos los días ropa de hombre, y ello tan sólo desde hace 40 años. Hace un siglo, una mujer en pantalón era un escándalo, y se la trataba de lesbiana o de hombruna, hasta el punto de que todavía persiste en Francia la ley que prohíbe a las mujeres llevar pantalones.

2) Las feministas han reivindicado la libertad sobre su cuerpo, con lo del aborto y el modo de vestirse, así como ser dueñas de su vida, completando los ideales adquiridos en la Revolución Francesa, que hasta entonces parecía tener en cuenta los derechos del hombre mucho más que los de la mujer. Y ahora, vosotros no hacéis más que prolongar dicha revolución al generalizar la igualdad, ampliando aún más el dominio de la libertad.

3) No es reciente el miedo de la confusión de los sexos: dicho temor era la causa de que los franceses no dejasen a las mujeres participar en la vida pública y menos aún en la vida política.

4) Las mujeres occidentales de nuestros días son el ejemplo más claro de que una mujer puede conservar su personalidad femenina al vestirse en pantalón. Pero entonces, ¿por qué un hombre no puede conservar su masculinidad llevando puesta una falda?

5) Hasta principios del siglo XVI, en Occidente, los hombres llevaban vestidos, faldas y medias. Incluso hoy en día, en Asia del Sur y del Sureste, en Polinesia e incluso en la selva de La Guayana, los hombres llevan lo que podríamos considerar como “faldas”.

6) Las mentalidades evolucionan:
- lo “bello” es una noción que evoluciona; en la Edad Media y en el Renacimiento, el hecho de que un hombre mostrase sus piernas, cubiertas con medias, era tenido como signo de virilidad. También, hace un siglo, una mujer en pantalones era considerada como un sujeto carente de belleza;
- En los “años locos” (los años 20), las mujeres pueden por vez primera mostrar su cuerpo, cuando ya con anterioridad los hombres venían haciéndolo.

7) Los hombres somos víctimas de un integrismo indumentario en el marco de la sociedad industrializada, que concibe al hombre sólo en tanto que funcional, al igual que las mujeres en el Islam. Ahora bien, nuestro cuerpo, ¿es impuro? ¿Acaso en la Biblia está escrito que un hombre no pueda mostrar su cuerpo o llevar una falda? ¿Acaso en Francia existe una ley que lo prohíba o que prohíba al hombre llevar una falda? No, puesto que estamos en democracia.

8) Las feministas consideran un maltrato los reproches dirigidos a una mujer sobre su modo de vestir, que la convierte en víctima. En este caso, un hombre a quien se le hace ciertas observaciones sobre su modo de ir vestido, será igualmente víctima de malos tratos, en virtud del principio de igualdad ante la Ley.

9) No solamente las mujeres son víctimas del sexismo, sino que prohibir a los hombres vestirse como quieran, es, además de una muestra de oscurantismo, una manifestación de sexismo.

10) Las feministas ya no querían ser tenidas como crías. Un hombre que quiere vestirse como le venga en gana, quiere ser mayor de edad, convertirse en adulto, asumir responsabilidades y no ser tenido por niño. Amigos, si vuestras esposas quieren realmente saber si sois un hombre, “uno auténtico” como ellas dicen, que no os tomen el pelo y salíos con la vuestra, tanto más cuanto que razón no os sobra en absoluto.

11) Si las mujeres quieren hacer de las faldas y/o de las medias, su “coto de caza reservado”, y son tan cuidadosas en eso de la diferenciación hombre / mujer, entonces prohibidles el pantalón, y cuando digan que tienen derecho al pantalón, entonces cogedles sus faldas, que nosotros también diremos que hay que compartir y dar a cada cual lo que necesite o quiera.

12) No se debe hacer a los demás lo que a uno no le gustaría que le hiciesen. Así, no se debe imponer sobre alguien prohibiciones indumentarias o decisiones sobre cómo ha de ir vestido.

13) Si vuestra compañera os echa en cara que sois demasiado femeninos, decidles que a lo mejor es ella quien es demasiado masculina, por su vestimenta, actividad y actitud; en efecto: vivimos en una sociedad que potencia excesivamente lo masculino y desvaloriza lo femenino. Al ponernos faldas, nosotros no somos desequilibrados ni desequilibramos la sociedad, sino que la equilibramos. Es la sociedad occidental la que está desequilibrada, que valoriza más de la cuenta lo masculino, y que, desde una rigidez desmedida hacia los hombres, exige que éstos no tengan ni rastro de feminidad, ya que, en definitiva, hombre = máquina, en consonancia con la sociedad industrial en la que nos ha tocado vivir.

14) Si ella os dice que un hombre que viste faldas es un “drogado”, entonces respondedle que las ropas y complementos son para las mujeres una droga institucionalizada, puesto que todo les es permitido a ellas.

15) Demasiado determinismo, o sea, creérselo tanto lo de que la Naturaleza lo explica y justifica todo, resulta siempre suspicaz, como ocurre con las mujeres en las sociedades tradicionales.

16) Prohibir a toda costa a los hombres ponerse una falda ni que fuese una sola vez en la vida, como si con ello fuésemos a perder la vida, la vida masculina se entiende, es tan absurdo que ello constituye una prueba de integrismo y de oscurantismo. Se trata de, el miedo al demonio y al hombre de segunda categoría, como en las sociedades más extremistas, radicales.


Discusión y comentarios para este artículo


Inicio        Quienes-Somos        FAQ         Artículos        Fotos          Libro-Visitas        Foros         Chat        Enlaces        Contactar        Buscar
 
Estadísticas
Copyrigh @ 2002 intermis.org